Blog

Ya estamos en la cuarta revolución industrial

Dreamforce es siempre la época más emocionante del año para mí. Largas horas, sí, pero también es una gran oportunidad para reunirnos con nuestros clientes de fabricación, socios y toda Salesforce Ohana durante cuatro días en San Francisco. Siempre salgo inspirado y entusiasmado acerca de cómo estamos ayudando a impulsar el cambio en toda la industria manufacturera.

Dreamforce es siempre la época más emocionante del año para mí. Largas horas, sí, pero también es una gran oportunidad para reunirnos con nuestros clientes de fabricación, socios y toda Salesforce Ohana durante cuatro días en San Francisco. Siempre salgo inspirado y entusiasmado acerca de cómo estamos ayudando a impulsar el cambio en toda la industria manufacturera.

Este año no fue diferente. Algunas cosas se destacaron durante todas mis conversaciones y presentaciones a lo largo de la conferencia, con el punto principal de que la industria manufacturera debe cambiar. Esto es una necesidad y no una elección. ¿Por qué? Estamos en medio de la Cuarta Revolución Industrial , una ola de innovación y tecnología que está transformando radicalmente nuestras economías, nuestras sociedades y nuestra vida cotidiana. Si bien la Cuarta Revolución Industrial ofrece un progreso increíble y oportunidades inmensas, también existen riesgos, como la pérdida potencial de empleos debido a la automatización y la ampliación de las brechas de desigualdad existentes en materia de educación, riqueza y salud.

¿Cómo impacta la cuarta revolución industrial en la fabricación?

En la industria manufacturera, este progreso tecnológico está obligando a las empresas a adaptarse. AI está teniendo un gran impacto en cómo las compañías investigan, desarrollan, fabrican y distribuyen productos. Tiene implicaciones para todas las partes de las operaciones comerciales, desde los equipos de ventas y servicio hasta la oficina administrativa. Todo esto ayuda a los fabricantes a acercarse a sus clientes, y el futuro pertenecerá a aquellos que conocen mejor a sus clientes. Pero para poder aprovechar esta ola de innovación, los fabricantes deben cambiar fundamentalmente las formas en que piensan hacer negocios.

Estos cambios no son fáciles. Durante la mayor parte de su historia, nuestra industria se ha enfocado en sacar el producto de la manera más eficiente posible. Y una vez que se completó la venta, el trabajo estaba hecho. Esta forma de hacer negocios ya no es suficiente, ya que la innovación tecnológica en nuestras vidas diarias ha cambiado por completo las expectativas de los clientes.

Ahora, las empresas manufactureras deben diferenciarse no solo en el producto, sino también en la experiencia del cliente. Los clientes de hoy esperan que los fabricantes sepan todo sobre la relación: lo que han comprado, prediciendo cuándo necesitan una pieza de repuesto, sus preferencias personales y más. Desafortunadamente, muchos fabricantes están atrapados en una mentalidad equivocada o tienen sistemas anticuados y obsoletos, haciendo que la centralización del cliente sea difícil o casi imposible de manejar.

Y a pesar de que el cambio debe llevarse a cabo, las empresas que adoptan estas oportunidades creadas por la Cuarta Revolución Industrial están preparadas para el éxito futuro. En mis conversaciones con ejecutivos de la industria, está claro que se requiere un enfoque comercial inteligente y centrado en el cliente para este viaje. Los sistemas inteligentes pueden ayudar a crear una experiencia constante y uniforme para el cliente, ayudando a eliminar los dolores y los silos de las estructuras internas. Puede ayudar a crear ideas que impulsan nuevos resultados y experiencias en cada interacción, desde la interacción de ventas hasta el campo, la configuración del producto, la participación del servicio y más, ayudando a fomentar relaciones más sólidas en toda la red de distribución, una mejor colaboración y servicios adicionales de valor agregado .

¿Es su empresa un pionero de la fabricación?

Nuestros clientes nos acompañan en el viaje. KONE es un gran ejemplo de un Trailblazer que ha aceptado el desafío de la Cuarta Revolución Industrial. KONE es el segundo fabricante de ascensores y escaleras mecánicas más grande del mundo, ¡usado por más de mil millones de personas diariamente! – y requiere una coordinación global, gestionar las experiencias comerciales y de los consumidores, y movilizar el servicio a la velocidad del rayo. La plataforma de Salesforce les brinda una visión completa y en tiempo real de sus clientes y negocios, a la vez que ofrece el mejor servicio de su clase.

Escrito por Pedro Jauregui Gonzalez