Blog

5 maneras de desaprovechar la Big Data de tu empresa

Big Data, un término relativamente nuevo para muchas empresas, pero que cada vez va tomando mayor fuerza y relevancia en la era digital para las áreas estratégicas de cada una de éstas

Big Data, un término relativamente nuevo para muchas empresas, pero que cada vez va tomando mayor fuerza y relevancia en la era digital para las áreas estratégicas de cada una de éstas.

Se pueden obtener millares de definiciones y conceptos con sólo googlearlos, sin embargo, entender lo que en verdad significa el término es una tarea más compleja. Por lo tanto, se considera pertinente desglosar las características básicas que se deben conocer para comprender lo que en verdad se refiere a la Big Data.

  • Es toda la información que se genera en una empresa, un ambiente, un entorno, un país, o demás elementos que generen datos.

  • Todos estos datos pueden medirse.

  • En el ámbito digital se compone de conjuntos de métricas y tendencias generadas por interacciones de los usuarios.

Una vez conociendo de manera general lo que es la Big Data para una organización, podemos inferir que su principal funcionalidad es proveer a las empresas de información estratégica para seguir el camino correcto en la toma de decisiones y puesta en marcha de planes inmediatos o a futuro.

Pese a ello, muchas compañías no conocen o no saben cómo aprovechar al máximo su Big Data, por esta razón te presentamos las cinco principales maneras en las que las empresas desaprovechan este recurso.

1. Desconocer el origen de la información

Si no sabes de dónde vienes, no sabrás hacia dónde ir. No conocer en dónde se genera la información es tan malo como no saber qué hacer con ésta y es un error muy común en las empresas. Saber cuáles son las fuentes o canales que están generando datos va a ayudarnos a comprender el tipo de indicadores que tenemos, a focalizar cada recurso, generar KPI’s específicos, asignar valor a los datos, determinar incluso el margen de error que tiene cada fuente, además de facilitar la labor de las personas que manejan y analizan la información para su interpretación.

2. No estructurar y organizar los datos

Todo lleva un orden. Muchas organizaciones cometen el error de pensar que la Big Data es como cualquier otra información y se trata de la misma manera. Lo preocupante viene cuando crece más y más esa base hasta convertirse en macroinformación, difícil de gestionar para las personas e incluso para el software que no está diseñado para grandes volúmenes, generando así un complicado acceso a la misma, lentitud a la hora de generar reportes y demás tareas que lejos de ser de ayuda se vuelven un dolor de cabeza para las áreas. Para evitar caer en ello, existen plataformas tecnológicas y software diseñados especialmente para llevar a cabo estas tareas, potencializando el manejo óptimo de la información y poniéndola al alcance de las organizaciones de manera fácil y adecuada.

3. Una persona para hacer todo

Más común de lo que parece, en muchas compañías se prescinde de gastos “excesivos” en mano de obra, por lo que capacitan a una o dos personas para que realicen las actividades de toda un área, al principio puede funcionar e incluso resultar bastante beneficioso en términos económicos. Pero qué sucede cuando hablamos de información que representa casi 1 o 2 Terabytes para analizarse, ni siquiera pensar en Pentabytes. Resulta ser perjudicial tanto para las personas e incluso para la organización, ya que una mal interpretación y análisis de datos provocará que se tome una decisión equivocada o se diseñen planes y estrategias mal orientados. Por todo lo anterior, es de suma relevancia contar con el número de personas adecuadas para el manejo de tanta información, así como la especialización de las mismas para obtener mejores resultados.

4. Resistencia a la innovación

Más vale viejo por conocido que nuevo por conocer. La filosofía de muchas empresas en todos los sectores es la resistencia a implementar estrategias que involucren cambios tecnológicos o digitales en sus procesos, los paradigmas que cuesta más trabajo romper para éstas son los que tienen que ver con una renovación de sus procesos, incluir a la tecnología como parte del día a día. No obstante, el mundo actual demanda cada vez más rápido estos cambios tecnológicos y si hablamos de la Big Data estamos casi obligados a innovar los procesos para el manejo de todo; de lo contrario estaremos desperdiciando y pasando por alto posibles oportunidades comerciales. Hoy en día existen muchos proveedores en todo el mundo de servicios tecnológicos que se especializan en este tema y aunado a esto, se adecuan a las necesidades de cada organización. Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo.

5. No tener Big Data

Y sí, aunque parezca increíble a estas alturas, aún hay demasiadas empresas que no ponen atención a su macroinformación. No es que literalmente no tengan, es mejor dicho que no saben que existe, no saben cómo gestionarla, o peor aún no quieren verla. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Hoy en día hay muchos recursos en línea y empresas dedicadas a orientar a las empresas en estos nuevos procesos, si tú tienes duda acerca de cómo sacar provecho de tu Big Data o simplemente no la utilizas, investiga, involúcrate y acércate con ellos.

Ahora que ya sabemos las maneras en las que no debes manejar tu Big Data, puedes hacerte una pregunta crucial ¿estoy explotando al máximo toda la información de mi empresa? Si no es así, ¿qué harás para mejorarlo?

Escrito por Edgar Mayer